26 de febrero de 2024

Jurado de Nueva York vota a favor de inculpar a Trump por pago a actriz porno

El expresidente de Estados Unidos, que aspira a competir nuevamente por la Casa Blanca en 2024, será probablemente inculpado en los próximos días por la justicia del estado de Nueva York por el pago de 130,000 dólares a la actriz y directora de películas porno Stormy Daniels, según reportes de The New York Times y la CNN.

Donald Trump fue acusado por un gran jurado de Manhattan luego de una investigación sobre el dinero pagado para silenciar a la estrella porno Stormy Daniels, convirtiéndose el jueves en el primer expresidente de Estados Unidos en afrontar cargos criminales incluso cuando se postula nuevamente para la Casa Blanca.

Los cargos, que surgen de una investigación dirigida por el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, surgen cuando Trump busca la nominación republicana para postularse nuevamente en 2024.

Los cargos específicos aún no se conocen, ya que la acusación sigue sin ser pública. CNN informó que Trump enfrenta más de 30 cargos relacionados con fraude empresarial.

Trump dijo que era «completamente inocente» e indicó que no se retiraría de la carrera presidencial. Acusó a Bragg, un demócrata, de intentar dañar sus posibilidades de ganar la reelección.

Esta es una persecución política y una interferencia en las elecciones al más alto nivel en la historia», dijo el expresidente estadounidense en un comunicado.

Poco después, Trump hizo un llamado a sus partidarios para que proporcionaran dinero para una defensa legal. Ha recaudado más de 2 millones de dólares, según su campaña, desde que predijo incorrectamente el 18 de marzo que sería arrestado cuatro días después.

Es probable que un juez revele los cargos en los próximos días. Trump tendrá que viajar a Manhattan para la toma de huellas dactilares y otros procedimientos en ese momento.

La oficina de Bragg dijo que se había puesto en contacto con el abogado de Trump para coordinar la entrega a las autoridades, que según un funcionario de la corte probablemente ocurriría el próximo martes.

Los abogados del expresidente Susan Necheles y Joseph Tacopina dijeron que «pelearán vigorosamente» ante los cargos. Necheles dijo que no sabía cuándo se entregaría el expresidente.

La investigación de Manhattan es uno de los numerosos desafíos legales que enfrenta Trump. Los cargos podrían poner en riesgo su intento por volver a la presidencia, ya que la foto policial de su comparecencia y cualquier imagen de sus apariciones en la sala del tribunal podrían proporcionar impulso para los rivales.

Trump podría usar el caso para avivar la ira entre sus principales seguidores, aunque otros votantes republicanos podrían cansarse del drama. Un 44% de republicanos dijo que Trump debería abandonar la campaña si es imputado, según un sondeo de Reuters/Ipsos publicado la semana pasada.

Los aliados de Trump y sus compañeros republicanos criticaron la acusación por motivos políticos, mientras que los demócratas dijeron que no es inmune al estado de derecho.

La Casa Blanca se negó a emitir comentarios.

Dinero por silencio

Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, ha dicho que recibió dinero a cambio de guardar silencio sobre un encuentro sexual que tuvo con Trump en 2006.

El exabogado personal de Trump, Michael Cohen, ha dicho que coordinó con el exmandatario pagos a Daniels y a una segunda mujer, la exmodelo de Playboy Karen McDougal, quien también dijo que tuvo una relación sexual con él. Trump ha negado tener aventuras con ninguna de las dos mujeres.

Trump en 2018 inicialmente cuestionó saber algo sobre el pago a Daniels. Más tarde reconoció haber reembolsado a Cohen por el pago, al que llamó una «transacción privada simple».

«Nadie está por encima de la ley», dijo el abogado de Daniels, Clark Brewster, en su cuenta de Twitter.

Cohen se declaró culpable de una violación de financiamiento de campaña en 2018 y cumplió más de un año en prisión. Los fiscales federales dijeron que actuó bajo la dirección de Trump. Cohen ha dicho que mantenía su testimonio y la evidencia que proporcionó a los fiscales. «La responsabilidad importa», dijo en un comunicado.

Ningún expresidente de Estados Unidos o en funciones ha enfrentado jamás cargos criminales.

El año pasado, el despacho de Bragg consiguió una condena criminal de la compañía de bienes raíces del empresario convertido en político.

Trump también encara dos investigaciones penales por parte de un abogado especial designado por el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, y una por parte de un fiscal local en Georgia.

(Con información de El Economista)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *